Domingos Cinéfilos: 24 Hour Party People

Cuarenta y dos personas ven un concierto. Una sala lúgubre, al estilo nublado de la vieja Inglaterra. Entre el público Tony Wilson con su mujer, Martin Hannett, los Buzzcocks y los que pasarán a la historia como Joy Division y después New Order. Sobre el escenario 4 chicos de Londres llamados Sex Pistols, todavía con Glen Matlock antes de ser remplazado por Sid Vicious.

Los setenta eran así, con una amalgama de sensaciones y de música encontrada a medio camino entre desesperanzas y jóvenes prodigiosos. Algo de ropa rota y en la BBC seguía sin sonar Anarchy in the UK. Con la llegada de Sid Vicious asaltaron el panorama diferenciándose y puede que sentando cátedra. Pero los finales para los chicos sin futuro son los mismos. La historia de Vicious acabó poco después, tal día como hoy 35 años atrás, mientras la mujer que le dio la vida se la quitaba. La típica historia de una celebridad que muere celebrando. La típica historia de un chico de Londres que pasa a la historia por hacer música con sus amigos.

24 hour party people empieza así, en una sala oscura de asientos tapizados en rojo. La película de Michael Winterbottom (9 Songs, Un Corazón Invencible, Código 46) es una mezcla de historias reales y leyendas urbanas que rodean a Factory Records y a Tony Wilson, narrador y protagonista de este film, tras el famoso concierto de los Pistols en el Manchester Lesser Free Trade Hall en 1976.

Tras ese bolo nació un programa de música en GranadaTV con grupos poco mediáticos y los conciertos punk en un club local. Con Joy Division, Factory Records: la discográfica que no tenía ningún derecho sobre sus artistas (de la talla de Happy Mondays o New Order), tuvo como consecuencia que el sello no tuviera valor ninguno a la hora de venderlo. Además, construyeron The Haçienda, el club que no hacía más que dar pérdidas debido al consumo de drogas y no de alcohol en sus barras. Bienvenidos a la cultura rave.

Aventuras y desventuras de un idealista al que se le quedó grande su, a priori, utópico imperio de la música llevándole a la ruina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *